Objetos de mas de 500 millones de años provendrian de Marte y de meteoritos viajantes

La evolución en realidad no es como nos lo cuentan en el colegio, objetos encontrados de mas de 500  de millones de años de antigüedad, provendrian desde Marte donde los seres  vivian 26000 años !

Pero aunque parezca sorprendente, los Marcianos tenian 8 metros y vivian unos 26000 en la capital Helios, años luego al haber el cataclismo del planeta Maldek su Luna o sea Marte fue afectada por la onda expansiva electronica asi pues, se extingio la vida en la suerficie y los seres viviendo alli murieron y sus almas de 3D tuvieron que buscar otro planeta donde encarnar ,, y vinieron aqui a este planeta ; La Tierra.

Al ser estos seres de 8 metros y viviendo 25,000 años , se decidio modificar al homo sapiens para hacerlo habitable por estas almas entrantes , eso explicaria que hayan evidencias de vestigios tan tan antiguos.

 

UN PIE CON CALZADO PISÓ UN TRILOBITE HACE 500 MILLONES DE AÑOS

La huella fue encontrada en 1968 en Antelope Springs, Utah, Estados Unidos.

200-million-year-old-fossilized-shoeprint

El coleccionista de fósiles William J. Meister no podía dar crédito a sus ojos, cuando una mañana de 1968, en compañía de su mujer e hijas, estas le mostraron un sorprendente hallazgo. Se hallaban de excursión en la comarca de Antelope Springs, a unos 70 kilómetros de Delta, en el estado de Utah, recogiendo diversas muestras de trilobites (crustáceos prehistóricos), en un terreno de pizarray al parecer una de sus hijas le acercó una roca que parecía interesante.

 

mccann-triassic_shoe

El período Ordovicio terminó en una extinción masiva de animales ¿qué habrá provocado esa extinción? ¿los humanos que dejaron la huella? A finales de este período se produjo una extinción masiva muy importante, que acabó casi con la mitad de las especies animales existentes. Estas extinciones sirven a los paleontólogos para marcar el fin del Ordovicense y el inicio del Silúrico. En esta época desaparecieron toda clase de animales. Los trilobites del Ordovicense se extinguieron, pero rápidamente evolucionaron los nuevos trilobites del Silúrico.Ese día Meister ya había recolectado unas cuantas pequeñas especies fósiles perocuando golpeó una piedra de pizarra de unos 5 cm de espesor con su pico de geólogo, esta se abrió dejando el molde en ambas caras de algo que a primera vista cabe interpretar como una pisada. Para dejar menores dudas de la dataciónde la pisada, también aparece aplastado por la huella, los restos de un trilobite, fósil que se utiliza por su abundancia para datar estos yacimientos de pizarra pues son característicos del período Ordovicio, ya que las rocas más famosas del Ordovicio son pizarras y lavas volcánicas. La pizarra surge como producto del proceso natural de sedimentación y compactación de la arcilla. Las características principales de la pizarra son que puede dividirse en lajas, es resistente, duradera e impermeable.

Meister_Print_Zillmer

De más está decir que, en esta época de los trilobites, según la “Ciencia oficial” el ser humano ni existía, ni mamíferos ni nada. Las medidas de la huella fósil hallada por Meister son las siguientes: 32 cm de largo, 11,25 cm de ancho y 7,5 cm de profundidad en su talón.Un fósil de Trilobite

 

El trilobite es una clase de artrópodos extintos que existieron desde la era Era Paleozoica hace 570 millones de años, hasta finales del Pérmico, hace 250 millones de años. Los trilobites surgieron ya en los albores del período Cámbrico, alcanzando su mayor propagación durante el Cámbrico (de 570 a 505 millones de años) y el Ordovicio (de 504 a 438 millones de años). A partir del Silúrico de 437 a 408 millones) y el Devónico (de 407 a 362)estuvieron en regresión, que continuó en descenso en el Carbonífero (361 a 290 millones)hasta que los supervivientes desaparecieron al final de la Era, durante el Pérmico (de 289 a 246), hace 250 millones de años.

HUELLA DE SANDALIA Y TRILOBITE

Lo más curioso de la historia, detalle que dejó perplejo y desconcertado al Sr. Meister, es que el talón del “calzado” había aplastado precisamente un trilobite, y la huella al menos tuvo que ser impresa hace más de 400 millones de años cuando vivían estos animales. Es un hecho inconcebible según los expertos, pues la ciencia oficial cifra la aparición de la especie humana hace unos tres millones de años, y tan solo en unos 9.000 años en la utilización de un primitivo tipo calzado.

 

HUELLA ORIGINAL DE Meister-box1b
El asombroso descubrimiento realizado por William Meister, en el área rocosa que se conoce como Formación Wheeler, en Utah, tendría que haber impactado al mundo científico pero no fue así
, ya que sistemáticamente los profesionales que tendrían que estudiarla más detenidamente se negaron a hacerlo.

Consciente de la importancia de su descubrimientoMeister, llevó la piedra a los geólogos de la universidad de Utah. No pudo encontrar ninguno dispuesto a examinarla en Utah, por lo que se dirigió un periódico local, TheDesert News, que publicó un artículo. En poco tiempo la noticia recorrió los Estados Unidos, recibiendo gran atención.

Todos los hombres de ciencia sabían que no hay duda que se trata de una pizarra y para colmo la huella de pizarra contiene no uno, sino dos trilobites, uno de ellos en tan buenas condiciones que ha sido individualizado y pertenece a la especie Elrathia kingii. Por tanto,hay una huella fosilizado de una sandalia humana con un trilobite, un animal marino extinto, dentro de la huella marcada por el talón y no hay explicación negativa que valga, un humano estuvo en tiempos de los trilobites.

Meister efectuó su hallazgo en julio de 1968 mientras buscaba fósiles en la zona de Antelope Springs, cerca de Delta, Utah.Como la huella apareció en lo que pudo ser alguna vez una playa arenosa del período cámbrico de la era paleozoica, la sandalia impresa debía tener la increíble, antigüedad de más de 300 millones años y menos de 500 millones de años.

 

Ampliación del trilobite en
la huella de Meister.

 

El hallazgo lo forma un negativo y un positivo fósil, que antes de ser separados por la acción humana, formaban una única pieza. Esta huella mide 32 centímetros.

Clifford Burdick (1894-1992), geólogo de Tucson, Arizona, investigó personalmente el descubrimiento de William Meister, y el día 20 de julio de 1968, cavando en esa misma zona en la que se había encontrado la huella de sandalia, él mismo tuvo “la enorme suerte de encontrar en una plancha de pizarra la huella del pie desnudo de un niño, con los cinco dedos claramente marcados”.

“La impresión”, dijo, “tenía más o menos 14,4 cm de longitud y mostraba los dedos del pie abiertos, como si nunca hubiese usado calzado, que causa que los dedos se mantengan juntos. El pie no parece haber tenido mucho arco y el dedo pulgar no es muy prominente”. Pocos días después, el doctor Burdick descubrió una huella humana “parecida a la primera hallada por Meister, y grabada evidentemente por unos zapatos o mocasines”.

Por su parte, Dean Bitter, un docente de la escuela pública de SaltLake City declaró que encontró, en agosto de 1968, más marcas de calzados o sandalias en el área de Antelope Spring. Pero no había trilobites aplastados por estas huellas, aunque sí se encontró uno pequeño cerca de las marcas de pisadas, en la misma roca.

El 4 de julio de 1969, el Dr. Clarence Coombs, del Columbia UnionCollege de Maryland, y Maurice Carlisle, geólogo, visitaron el lugar del descubrimiento. Carlisle encontró, en el mismo nivel de la huella, una capa de barro que demostraba que era posible la existencia de esa huella, sin embargo, los científicos consideran que se trataba de una rareza, de una casualidad, de un capricho de la erosión. Como el propio Meister dice, “no es posible que eso esté ahí, sin embargo está”.

Respecto a la huella hallada por Meister, muestra incluso que la “sandalia” está bien gastada del lado del talón, lo que indica una distribución característica y natural de peso. Lo que está claro es que si se trata realmente de una “huella humana” y esto echaría por tierra toda la teoría de la evolución.

Los comentarios del doctor Burdick en relación con las huellas humanas descubiertas en Antelope Springs aparecen en su mencionada “declaración de defensa”:

La famosa pisada enmarcada por el
propio William J. Meister.

“Tales huellas de apariencia humana se conservaron en una roca a cientos de pies por debajo de la actual superficie del suelo, corno si, al comienzo de alguna gran catástrofe, un temblor de tierra hubiese enterrado juntas muchas formas de vida, unas marinas y otras no. Esta mezcla de tipos de fósiles es muy corriente en todo el mundo… Si se comprueba que son huellas humanas, el descubrimiento tendrá repercusiones de largo alcance en todo el mundo científico, especialmente para los estratígrafos y los palentólogos. Los fósiles cámbricos, tales como los trilobites, se encuentran tradicionalmente ubicados en el fondo del paleozoico, es decir, unos 600 millones de años antes de la aparición del hombre según la geología evolucionista. Si demuestran ser ciertas, estas pruebas provocarán prácticamente el colapso o derrumbamiento de la columna geológica… ” Doctor Clifford Burdick.

Mabel Meister y el investigador alemán Zillmer.

 Respecto a la pisada petrificada de William J. Meister, hace pocos años estuvo a punto de ir a parar al Instituto Smithsoniano que deseaba quedarse con esta prueba vital de la existencia del hombre muchos cientos de millones de años atrás, pero argumentó que si la adquiría no iba a exponerla. Afortunadamente en 2001 intervino el investigador alemán ingenieroHans-Joachim Zillmer que visitó a la posteriormente fallecidaMabel Meister, quien conservaba la evidencia encontrada por su marido y descrita en el libro de Zillmer Darwin se equivocó, el “tesoro” de la geología controversial: una sandalia pisando un trilobite. Zillmer intervino y logró que la impronta de Meister (Meister Print) fuera trasladada al Creation Evidence Museum en Glen Rose, a orillas del río Paluxy, Texas, donde el público interesado pueda observarla.

Las evidencias arqueológicas se han encontrado alrededor del mundo y han sido desechadas por no encajar con las teorías científicas. Echemos un vistazo. En 1912, en un yacimiento de carbón de Thomas, Oklahoma (EE.UU.), un hombre llamado Frank Kennard encontró una olla de hierro incrustada en un gran trozo de carbón. Según la teoría evolutiva se sabe que los yacimientos de carbón de Wilbuton donde fue encontrada datan de 300 millones de años de antigüedad. Esto significa el hierro tuvo que haberse fundido antes del periodo carbonífero.

 

En 1944, un niño de 10 años llamado Newton Anderson encontró un trozo de carbón extraído cerca de su casa en Upshur County West Virginia (EE.UU.) con una campana de bronce en su interior. Su análisis reveló que contiene una mezcla inusual de metales, diferente de cualquier aleación moderna conocida (cobre, zinc, estaño, yodo, arsénico y selenio). El hallazgo fue posteriormente documentado por la CBS en 1992 bajo el título “Antiguos secretos de la Biblia”. Según la teoría de la evolución, aquellas excavaciones de carbón en Virginia (EE.UU.) datan de 250 millones de años de antigüedad.  Esto significaría que el carbón tuvo que haberse formado después de que este artefacto metálico se hubiera hecho.

 

En 1851 la revista Scientic American publicó un artículo (volumen 7, pp. 298-299)sobre un jarrón encontrado en las minas de Meeting House Hills en Massachusetts (EE.UU.). El artefacto con forma de campana medía 11,3 cms. y dataría de 100.000 de antigüedad. Tenía una aleación de zinc con motivos florales incrustados en plata. Según los botánicos que lo estudiaron, estos motivos representaban especies vegetales desaparecidas de la Tierra hace miles de años. Su hallazgo significaría que el hombre trabajaba metales hace 100.000 años, tiempo en que el homo sapiens supuestamente caminaba sobre la Tierra.

En otro descubrimiento, unos mineros encuentran en Klerksdorp, Sudáfrica, cientos de esferas metálicas de entre 3 a 8 centímetros de diámetro con algunas marcas. Según los científicos, las esferas pertenecen al mineral limonita, sin embargo, fueron descubiertas en nichos individuales, al contrario de cuando se encuentra este mineral, lo que lo convierte en un objeto artificial. Lo increíble es que la mina se encontraban en estratos precámbricos, por lo que las esferas datarían de 2.800 millones de años de antigüedad. Dada esta fecha y lo moderno del hallazgo, muchos especialista opinan que pertenecieron a una civilización de tecnología avanzada que se extinguió hace más de 2.800 millones de años.

En 1934, Max Hanh y su esposa encontraron cerca de London, Texas (EE.UU.) un martillo de hierro incrustado cuyo mango estaba petrificado. Este artefacto fue encontrado en un área geográfica denominada “Meseta Edwards” con rocas que pertenecen al periodo cretácico. Su punta está fosilizada con carbón ennegrecido y está hecha con una mezcla rara de hierro y cloro. Según la teoría de la evolución, este martillo data de 140 millones de años de antigüedad y tendría que haberse fabricado en el periodo de los dinosaurios, tiempo en que no existían los humanos y la tecnología para hacerlo.

 

En 1998, durante una expedición para buscar restos de un meteorito en Kaluga (Rusia), unos expedicionarios encontraron una roca con un tornillo de hierro incrustada en su superficie con cabeza de corte hexagonal y espiral no congruente con la tecnología de su época. Lo impresionante es la fecha de la roca donde se encontró el tornillo: data de 300 a 320 millones de años de antigüedad. De las tantas teorías para explicar esto se encuentra la de una civilización anterior a la nuestra que sucumbió a un cataclismo mundial antes del periodo carbonífero.

¿Qué nos están diciendo estos hallazgos? Si dejamos el dogma de la evolución de lado, estamos frente a hallazgos que descartan la evolución humana. Lógicamente, cualquier tipo de evidencias como éstas serán cuestionadas y cualquiera que intente rechazar la teoría de la evolución será considerado un hereje. Es así como en los últimos 150 años un grupo de personas ha suprimido cualquier evidencia arqueológica que pueda poner en peligro esta teoría. Estos artefactos son llamados “Ooparts”, “Artefactos fuera de lugar” (Out of Place Artifact). Están fuera de lugar para la teoría de la evolución de Darwin. ¿Cómo conciliamos una teoría que dice una cosa y hallazgos que dicen otra? Al parecer, los primeros humanos trabajaban metales antes de lo que creíamos.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s